7 pasos para replantear tu estrategia de Marketing Digital en verano.

Los primeros días del año es el mejor momento para hacer un balance de tu desempeño en la web y realizar una estrategia anual de Marketing Digital. Te brindamos los 7 pasos necesarios para que implementes tu propia estrategia digital.

estrategia digital Recortada

Los equipos de fútbol profesional utilizan el verano para realizar la pretemporada. Es el periodo de preparación física para el año competitivo, en el que no tendrán el tiempo necesario para hacerlo. De la misma manera, una empresa profesional necesita utilizar un momento del año para “ponerse a punto” y pensar las acciones para afrontar el año comercial que se avecina.

Y como los equipos de fútbol, qué mejor que emplear la temporada de vacaciones, momento en que la actividad disminuye, para emprender tu estrategia en marketing digital. Desde Mercodigital te proponemos que juntos comencemos a pensar una estrategia para el 2017, que ponga en valor tu marca y aumente tus ventas.

El Marketing Digital se basa en una serie de acciones que potencian tu marca y despejan el camino con el fin de alcanzar los objetivos de negocio de tu empresa. Definir y diseñar una estrategia posibilitará que durante el año puedas adaptarla a las circunstancias, pero siempre con un “mapa de ruta” que te guiará en lapsos de incertidumbre.

  1. Una estrategia no es una campaña.

Debemos diferenciar una estrategia de marketing digital de una campaña. Con la primera definiremos las acciones que implementaremos en pos de cumplir con los objetivos, mientras que con las campañas ejecutaremos las acciones previamente definidas en la estrategia.

  1. Objetivos

Lo primero que tenemos que pensar es en adecuar los objetivos de tu empresa a los objetivos online. Por ejemplo si tu objetivo general es aumentar un 50% la facturación de tu empresa, la web puede aportar un 20%, mientras que el otro 30 tendrá que aportarlo la venta física. Actualmente, es imprescindible contar con un canal de venta online. Cada vez más consumidores se vuelcan a la compra por internet y el número de transacciones aumenta exponencialmente. Entonces, ¿qué esperas para diseñar una estrategia de marketing digital?

  1. Definir el target

El segundo momento es definir el target. Es decir, a quién vamos a dirigir las campañas. El target, también llamado “buyer persona”, nos permite tener una imagen de tu cliente ideal. Las personas con similares edades, cosmovisiones sobre la vida y posición socioeconómica tienden a consumir los mismos productos y servicios. Es importante construir el perfil con datos cuantitativos y cualitativos. Así conoceremos mejor a tu público y llegaremos con el mensaje correcto. A continuación te contámos cuáles son las variables que definen el target:

Datos duros (cuantitativos)

  • Ubicación geográfica
  • Sexo y edad.
  • Posición socioeconómica, incluyendo sus ingresos y puesto laboral.

Datos blandos (construcción del perfil psicográfico o de intereses)

  • Relevo de necesidades del cliente.
  • Intereses y gustos.
  • Detectar creencias, valores y opiniones sobre temas generales.
  • Entender qué eligen y qué rechazan.

Los datos duros los identificamos desde tu página web con herramientas de analítica, como por ejemplo Google Analytics, Dashboard de Facebook, bitly y demás aplicaciones.

Para relevar el perfil psicográfico la técnica natural es el focus group. Pero hoy podemos extraerlo desde Facebook y otras redes sociales que nos dan la información “blanda” sobre los gustos e intereses de tus fans y seguidores.

  1. Analizar tus productos y la competencia.

Todo lo que se ofrece al mercado viene a solucionar un problema o satisfacer una necesidad. Para poder transmitir de manera exitosa el diferencial de tu producto es fundamental investigar a la competencia. Analizar cómo transmite y qué ofrece para diferenciarnos de ella y brindar un valor agregado a lo que existe hoy en el mercado.

  1. Canales

Son las correas de transmisión por las que haremos circular tus mensajes. Primeramente vamos a identificar los medios propios. Por ejemplo, una web o una página en Facebook. También los medios obtenidos: son los que construiste a través de los años mediante el boca a boca, menciones de clientes o de la prensa, que reconozcan tu labor en tu ámbito de desempeño. Y por último, los medios pagados: por ejemplo, Google AdWords o Facebook Ads.

La estrategia debe tener en cuenta la interacción entre los distintos canales y plataformas de tu empresa. Por ejemplo, la web conectada a las redes sociales y a eventos de relaciones públicas. O el posicionamiento SEO coordinado con la publicidad paga. De acuerdo a este relevamiento podremos reforzar uno u otro medio, según tu necesidad de comunicación.

  1. Contenido

Es el momento de crear y decidir el contenido para cada medio. Por ejemplo subir contenido relevante para tu sitio web (inbound marketing), planificar posteos en las redes sociales, crear una base de datos a través de un formulario o un e-book, realizar concursos o intercambiar cupones de descuento, email marketing, son muchas las acciones que podemos hacer para tener presencia en lo que llamamos los “micromomentos de la verdad”: ese instante en que un potencial cliente necesita tu producto y lo busca en internet. Allí tiene que estar tu marca. No solo para lograr conversiones, también para fidelizar a los que ya son tus clientes. Una estrategia integral tiene que contemplar todos los momentos para lograr visibilidad en la red.

  1. Planificación

Cada medio y acción de Marketing deberá estar programada. Vamos a armar un cronograma de contenido, para cada medio, según las prioridades. Por ejemplo, si vas a hacer una campaña en Facebook Ads, es saludable que previamente tengas tu fanpage repleta de posteos y actividad, para transmitir dinamismo y movimiento a los que hagan click en tu anuncio. De la misma forma, si tu web está vacía de contenido y no es adaptable a móvil, antes de empezar con AdWords es prioritario rediseñarla.

Con esto tenemos las claves más importantes para proyectar una estrategia de marketing digital que nos permita planificar las actividades y cumplir tus objetivos de empresa. Si tenés alguna duda ¡contactános!

Gracias por leer.