Growth Hacking

En la actualidad existen diversas estrategias de marketing y publicidad para posicionar productos y servicios por delante de la competencia. Uno de los procesos más interesantes relacionado a este tema es el Growth Hacking, concepto que nació en el año 2010 y que es actualmente utilizado por start-ups y adoptado, cada vez en mayor medida, por grandes empresas.

¿Qué es el Growth Hacking?

El Growth Hacking es una tendencia que engloba procesos de programación y clásicas estrategias de marketing para lograr el crecimiento de determinado negocio minimizando costos y gastos de recursos. También se define a este fenómeno como una combinación de analítica, creatividad y curiosidad que ayuda a emprendedores, fundadores y todos aquellos que quieran darle volumen a su start-up de manera rápida.

¿Quiénes llevan a cabo este proceso?

Los Growth Hackers son los encargados de este proceso. Si bien la palabra “hacker” nos lleva a la idea de un individuo que violenta normas para obtener acceso ilegal a cierta información, debemos destacar que en este caso, la palabra “hacker” se utiliza con otra connotación. Con ella nos referimos a una persona que conoce los procesos muy bien y logra acortar caminos para que los fines se logren de una manera más rápida por lo que “hackear” no es una actividad criminal o sospechosa sino que es una manera creativa de realizar las cosas.

El Growth Hacker resulta un híbrido entre un agente de marketing y un programador. Basado en información y testeos usa diferente técnicas de marketing y producto para hacer crecer el negocio de manera rápida. Mientras que las herramientas clásicas de marketing producen un crecimiento lento y fuerte, el fin del Growth Hacking es el crecimiento exponencial.

¿Cuáles son los pasos necesarios para implementar el Growth Hacking?

Para implementar este proceso en cualquier start-up se deberá conocer correctamente el servicio y usuarios, deberemos ser capaces de identificar las ventajas del negocio, atraer nuevos usuarios, fomentar la viralidad, realizar pruebas para luego medirlas y, por último, lograr fidelizar a los usuarios.

Además, también existen algunas ideas para implementar este proceso en una empresa. Ellos son la creación o incorporación de un blog a nuestra página para compartir contenido y soluciones para nuestros lectores y la generación de contenido gratis y descargable de nuestra web: contenido gratuito a cambio de que dejen información en nuestro sitio, por ejemplo: ofrecer un descuento al inscribirse en nuestro Newsletter. Por otro lado, la realización de acciones como sorteos y concursos en nuestras redes sociales también logrará una mayor fidelización con los clientes ya que se sentirán partícipes y compartirán contenido y las campañas de email marketing logrará la retención de clientes actuales ofreciendo información, actualización de noticias relevantes y promociones en tiempo real.

Es decir, el Growth Hacking abarca acciones pequeñas y procesos minuciosos que permitirán generar un gran impacto en el crecimiento de una start-up o empresa. Mediante este proceso se logrará posicionar servicios y adquirir un mayor número de usuarios y tránsito en nuestra red por lo que aquellos que comprendan correctamente el funcionamiento del Growth Hacking tendrán ventaja competitiva ante otros.